Estilos de enseñanza en línea (3): Empoderar al estudiante.

Con este post cerramos la serie dedicada a los estilos de enseñanza en línea, la cual se basó en esta publicación. Aquí puedes ver la primera entrega y aquí la segunda.

En esta ocasión, hablamos de un estilo de enseñanza centrado en empoderar al estudiante. En este caso, el instructor o el administrador del entorno de enseñanza en línea asigna a los estudiantes, en grupo o individualmente, la resolución de un caso o un problema.

En particular, lo que se busca en este estilo es que los estudiantes tengan la libertad para buscar información y plantear sus propias propuestas de solución sin una intervención o coaching detallado por parte del docente en línea. Esto permite a los estudiantes encontrar sus propias maneras de hacer frente a una situación, para llegar a sus propias conclusiones y convertirse en aprendices más independientes.  

El docente en línea asigna una tarea específica al estudiante y deja abierta la posibilidad para que el alumno colabore con otros estudiantes y sea él quien plantee preguntas que le permitan comprender plenamente el problema y plantear soluciones. Los alumnos, entre sí, pueden presentar los retos a los que se enfrentan durante la resolución de la tarea y plantear soluciones preliminares. Con ayuda del docente, son ellos los que evalúan su propio progreso, de tal manera que ganen confianza en su propio camino para resolver situaciones.

Algunas recomendaciones cuando se deja una actividad de este tipo, es que las tareas o problemas a resolver signifiquen un reto para el estudiante, pero sin convertirse en una experiencia abrumadora. Es muy importante plantear con claridad el asunto, para que los estudiantes sepan exactamente qué es lo que se espera de ellos y qué es lo que aprenderán en el proceso. Por supuesto, es necesario cuidar que los tiempos y los plazos de entrega sean lo suficientemente razonables, de acuerdo a la carga académica del estudiante y a sus posibilidades de colaborar en línea.

Cómo en los demás casos, es imprescindible reconocer los aciertos que va teniendo el estudiante durante el proceso y ofrecer la guía necesaria cuando el estudiante corra el riesgo de desviarse “demasiado” de los posibles caminos para resolver la situación. 


Finalmente, es importante señalar que los tres estilos que hemos presentado en esta serie no son incompatibles entre sí. De hecho, es común encontrar que un docente en línea incorpore alguno de ellos o una combinación en diferentes momentos del curso, de acuerdo al avance académico y a las características de sus alumnos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nos gustaría leer tus comentarios y sugerencias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Recibe contenido exclusivo!

Suscríbete y recibe contenido exclusivo en tu correo electrónico

* indicates required

Powered by MailChimp